© Simone Infinito

Escrito por el príncipe Thierry Singer de Polignac – Spencer – Francia

Hola a todos, les invitamos a descubrir la plaza y la iglesia de San Francisco en Quito.

A pesar del confinamiento, nuestros enviados especiales se esfuerzan por atraerles y ayudarles a descubrir estas zonas esenciales de la ciudad y sus edificios religiosos.

© Marcellino Vasquez – Pantoja

Historia: El fundador de la iglesia fue un misionero franciscano, el fraile flamenco Joost de Rijcke (conocido en español como «Jodoco Ricke»). La construcción del edificio se inició hacia 1550, dieciséis años después de la fundación de Quito por los conquistadores españoles, y se terminó hacia 1680. El claustro principal se añadió en 1605. La pequeña iglesia original, construida en el siglo XVI, fue reorientada y ampliada a principios del siglo XVII, cuando se añadió la imponente fachada que vemos hoy. Con el apoyo de los franciscanos europeos, Jodoco Ricke y Fray Pedro Gosseal, que llegaron a la ciudad dos años después de su fundación, adquirieron un terreno en el lado oeste de la plaza principal de la ciudad . En este lugar se encontraba el palacio del gobernante inca Atahualpa (1497-1533). Además de ser un centro de mercado para los indígenas ecuatorianos, también fue la ubicación del cuartel militar de los jefes del ejército indígena.

En definitiva, el lugar tenía una enorme importancia estratégica e histórica para los pueblos indígenas que los franciscanos querían evangelizar. Nadie sabe quién diseñó los planos originales del complejo, aunque la teoría más aceptada es que fueron enviados desde España, basándose en el estudio topográfico de Ricke y Gosseal. Es posible que vinieran arquitectos de España para la construcción del monasterio, o que Ricke y Gosseal dirigieran toda la construcción.

La Iglesia y Monasterio de San Francisco de Quito forman un imponente edificio perteneciente al patrimonio de la orden franciscana. El sitio incluye un templo, varias capillas y un convento y se extiende por una gran parte de la ciudad vieja de Quito. Los cimientos se levantaron poco después de la creación de la ciudad por los conquistadores españoles. Les invitamos a descubrir sus 13 claustros, su elaborada decoración de estilo morisco y su impresionante colección de arte. Desde la plaza de San Francisco, de camino a la iglesia, no podrán dejar de caer en el encanto del estilo renacentista y manierista de su fachada compuesta por dos torres. Esta plaza está ligeramente inclinada: los arqueólogos han descubierto que la iglesia y el convento fueron construidos sobre un antiguo templo inca. Las escaleras son especialmente amplias y conducen a la entrada. Según el folclore local, se dice que fueron diseñadas de forma que los visitantes tuviesen que vigilar sus pasos y doblar naturalmente la espalda al acercarse a la iglesia.

En la fachada se tallaron representaciones incas del sol para animar a los indígenas a convertirse a la religión católica. Esta hábil mezcla de iconografía indígena y católica también es evidente en el interior de la iglesia. La decoración interior presenta espléndidos techos de estilo morisco, que contrastan maravillosamente con los ornamentos barrocos de las capillas, la nave y el altar dorado.

© Marcellino Vasquez – Pantoja

También son muchas las obras de arte que componen la colección de la iglesia. Algunas piezas proceden de las colecciones de la Escuela de Arte de Quito como la famosa Virgen de Quito, una escultura del siglo XVIII venerada en toda la ciudad. Nuestro viaje continúa en la gigantesca biblioteca de la iglesia y luego en el patio interior bañado por la luz natural. Las antiguas catacumbas de la iglesia albergan ahora tiendas de artesanía y obras de arte locales.

Príncipe Thierry Singer de Polignac - Spencer - Francia

Príncipe Thierry Singer de Polignac - Spencer - Francia