América se caracteriza por poseer una enorme diversidad de paisajes y tradiciones que son parte de cada uno de los países que la conforman. Desde el último lugar del mundo en el Cabo de Hornos hasta las islas paradisíacas del caribe, cada una de estas naciones esconde en su nombre una historia que a continuación compartimos con ustedes. 

Colombia

Significa algo así como “tierra de Colón” en claro homenaje al navegante italiano Cristóbal Colón (1451-1506) quien fuera el primer europeo en pisar el continente americano en 1492.

Ecuador

Este país ha sido bautizado con el mismo nombre que la línea imaginaria que atraviesa su territorio y divide en dos nuestro planeta. La palabra proviene del latín aequus que significa “igual” en referencia a la división de la tierra en dos partes iguales: los hemisferios norte y sur.

Perú

El origen de este nombre es controversial y existen dos teorías posibles. La primera sostiene que se trata de la derivación del nombre Birou, un importante jefe inca. La palabra significa también “tierra de riquezas y de esperanza”.

La curiosa historia del origen de los nombres de los países latinoamericanos

© Andrés Medina

Bolivia

El general y hombre de Estado Simón Bolívar (1783-1830) se transformó en uno de los principales héroes sudamericanos gracias a su lucha por la independencia de varios países del continente. Entre ellos, se encuentra Bolivia que ha sido así bautizada en su honor.

Chile

Chile ya había sido así denominado por los indígenas que habitaban en el norte del país. En su lengua, el aymara o quechua, la palabra chilli quiere decir “dónde termina la tierra”, en referencia a la posición geográfica del territorio.

Venezuela

Debe su nombre al explorador italiano Américo Vespucio (1454-1512). De visita en esta región, el navegante encontró a unos indígenas que construían sus casas en palafitos sobre las aguas del lago Maracaibo. Aquello lo inspiró para denominar esa tierra “Pequeña Venecia”, la actual Venezuela.

La curiosa historia del origen de los nombres de los países latinoamericanos

© jimena etchevarria

Argentina

Impresionó a sus conquistadores por la gran cantidad de riquezas minerales encontradas en sus suelos, principalmente la plata. De allí deriva su nombre, inspirado en el término latino argentum.

Suriname

Corresponde al nombre de los aborígenes surinen, habitantes originarios de la región. Se trata de un triste recuerdo, dado que cuando los primeros agricultores se instalaron, este pueblo casi había desaparecido, expulsado y diezmado por otros grupos autóctonos que ocuparon la zona.

La Guyana

Las tierras situadas entre los ríos Orinoco, Amazonas y Negro, además de ser recorridas por el océano Atlántico, eran conocidas por los indígenas bajo el nombre de “guyana”, término que en la lengua originaria significa “tierra de numerosas aguas”.

La curiosa historia del origen de los nombres de los países latinoamericanos

© Juan Cruz Mountford

Brasil

Debe el origen de su nombre al palo brasil o pernambuco, árbol nativo de esas tierras. Brasil hace alusión al término “brasa” en referencia al tinte rojo brillante de la corteza de dicho árbol utilizado para hacer colorantes.

Uruguay

Debe su nombre al gran río que atraviesa su territorio y que había sido así bautizado por los indios tupíes y guaraníes. En la lengua originaria, la palabra significa “río de los caracoles”.

Paraguay

Existen dos versiones que explican el origen de su nombre. Una de ellas se refiere a la etimología de la palabra que proviene de la lengua de los guaraníes. “Para¨ significa “mar” mientras que “gua” quiere decir “origen de” e “y” hace referencia al “agua”. Por lo tanto, el significado total sería “agua que proviene del mar”.

Por otra parte, existe la versión que cuenta que esta región estaba habitada por los indígenas llamados “payaguaes”. Estos últimos eran excelentes nadadores y hábiles navegantes, vivían a orillas del río que da nombre a su pueblo. El término puede ser traducido como “cola del mar” o “río que va al mar”.

La curiosa historia del origen de los nombres de los países latinoamericanos

© dougglaslopez

México

Proviene del término “Mexihco” del náhuatl, una de las lenguas originarias de dicho país. Su significado podría ser “lugar de la divinidad Mexi” u “ombligo de la luna”. En todo caso, el nombre original de México es “Tenochtitlan”.

Panamá

El término significaba “abundancia” para los pueblos originarios de esa zona ya que la bahía de Panamá era muy rica en peces. Esta palabra también hacía alusión a un árbol endémico muy expandido en la zona utilizado por los indígenas para hacer sus reuniones.
Actualmente, el vocablo también es utilizado para designar un sombrero de verano de paja muy fina, muy flexible y liviano, tejido con cuerdas delgadas obtenidas de las hojas de un latania de América Central.

Costa Rica

Cristóbal Colón desembarca en las costas de Costa Rica en 1502 durante su cuarto viaje. Permanecerá 17 días con sus hombres apreciando enormemente la hospitalidad de los indígenas así como también sus joyas y adornos, motivo por el cual el navegante genovés atribuyó a este territorio la existencia de grandes riquezas. De allí, el nombre “costa rica”.

La curiosa historia del origen de los nombres de los países latinoamericanos

© calepinaud 

Honduras

Existen varias teorías acerca del origen del nombre “Honduras”. Aparece por primera vez en textos oficiales en el año 1607. Además, diversos textos hacen alusión a términos tales como guaymuras, waymas, fondura, ternura. Los historiadores sostienen que los navegantes describían sus aguas costeras como «honduras o fondos».

Nicaragua

A la llegada de los conquistadores, existían en Nicaragua dos grandes grupos lingüísticos dominantes: el más importante era de origen náhuatl y el otro de origen macrochibcha. Los miskitos o misquitos, los sumo o sumu y los rama de la actualidad son descendientes de los antiguos grupos macrochibcha.
El grupo de los nahuas denominó esta zona como Nicanahuac que se traduce como ¨es aquí donde llegaron los nahoas¨.

Cuba

Existen varias teorías acerca del origen y el significado del nombre de esta isla del mar Caribe. La primera sostiene que proviene de la palabra “ciba” que engloba los significados de “piedra, montaña, cueva” en la lengua de los indígenas taínos. Otras explicaciones, nos indican que ese término proviene también del taíno “cohiba”, en referencia a la palabra que este pueblo utilizaba para designar su propio territorio. También existe otra hipótesis que explica el origen a partir del término taíno “cubanacan” que significa “lugar central”.

La curiosa historia del origen de los nombres de los países latinoamericanos

© estebanbenites

El Salvador

Producto de la unión de los departamentos de Sonsonate y de San Salvador, el nombre oficial proviene de su referencia a Cristo, el Salvador.
Durante el aniversario de los 100 años del nombre oficial “República de El Salvador”, el gobierno de dicho país explica que, a pesar de no haber sido registrada, la primera prueba de su nombre se encuentra en los archivos guatemaltecos y data de 1525.

Guatemala

Proviene de la palabra que designa el territorio cakchiquel “Quauhtemallan” que en lengua náhuatl significa “lugar arbolado, conjunto de bosques o tierra de águilas”. También podría provenir de otras palabras del náhuatl, tales como “Coactlmoctl-lan”, que significa “el país del pájaro que come serpientes”.

Haití

“Haití” proviene del arawak, lengua de los pobladores originarios de este lugar, y significa “tierra de montañas”. Es el nombre que los taínos dieron a la parte oeste de la isla que comparte con la República Dominicana.

La curiosa historia del origen de los nombres de los países latinoamericanos

© ardon98 

Jamaica

A lo largo de los años y a partir de las traducciones españolas, las palabras provenientes del taíno “xaymaca” o “yamaya” han derivado en “Jamaica”, término que designa “tierra de selvas y de agua”.

Puerto Rico

Puerto Rico recibía el nombre de “Boriquén” o “Boriquen” para los nativos taínos, cuyo significado es “tierras de las alturas o del Gran Señor”. De la misma manera, es el origen de la palabra “boricua”, una manera cariñosa para referirse a los portorriqueños.

La curiosa historia del origen de los nombres de los países latinoamericanos

© lgeorge2107

República Dominicana

Inicialmente fue denominada Santo Domingo, nombre de la actual capital, para luego transformarse en República Dominicana. Según la teoría de la historiadora Celsa Albert Batista, su nombre provendría de la orden religiosa de los padres dominicanos que allí se establecieron para evangelizar a los indígenas. Por otra parte, existe otra hipótesis que sostiene que fue Cristóbal Colón quien bautizó de este modo a la isla al haber desembarcado un domingo, a pesar de que el navegante haya dado el nombre de “La Española” a la isla entera que actualmente comprende los territorios de la República Dominicana y de Haití.

Canadá

El nombre de Canadá proviene de la palabra iroqués “kanata”, cuya “k” se pronuncia como una “g” y la “t” como una “d”. Los iroqueses (o haudenosaunee) son una confederación de naciones amerindias históricamente localizadas en el norte del estado de Nueva York y al sur del lago Ontario y del río San Lorenzo.

Belice

Belice (antaño denominada Honduras británica) formaba parte de un imperio que se extendía a otros territorios de América Central: Guatemala, Honduras y México actuales. Numerosos sitios arqueológicos, como Santa Rica, Lamanai y Caracol, evidencian que el pueblo maya habitó esta región desde tiempos inmemoriales.

La curiosa historia del origen de los nombres de los países latinoamericanos

© dereksutton

Islas del Caribe

En la lengua de este pueblo, que se autodenominaba “kalinago”, el término “karibna” designaba un ser humano, una persona. En la lengua de otros pueblos originarios del Caribe, la palabra se refería al pueblo kalinago y significaba “bravo, valiente”.

El vocablo fue inventado por los europeos y no por los caribeños. La palabra “caribe” proviene de “karib”, nombre dado por los conquistadores a uno de los últimos pueblos sobrevivientes del genocidio indígena, testigo de la desaparición casi total de tres millones de habitantes originarios de las islas del Caribe.

El Café Latino

El Café Latino

Traducido por Paula Botta