© Commons   –  Vista aérea de la represa de Itaipú, en la frontera entre Brasil y Paraguay

BOURTEAU Mahé, estudiante de tercer año en Sciences Po Grenoble,      RIBOT Clément, estudiante de tercer año en Sciences Po Grenoble y PERSONA Anthony, estudiante de tercer año en Sciences Po Grenoble

Bajo la dirección de BERRAKAMA Sonia, profesora de español en Sciences PO Grenoble

América Latina es una región muy expuesta a los cambios climáticos, por lo tanto se considera como un actor estratégico en el tema de la transición energética. Aparece interesante analizar su panorama energético y reconocer la relevante contribución de los países del Sur en la lucha contra el cambio climático. El compromiso internacional en la lucha contra el cambio climático, se refleja en eventos como la COP de París de 2015, que pone de relieve un esfuerzo conjunto para mejorar la situación energética mundial. En este contexto, el enfoque en políticas energéticas sostenibles subraya el papel crucial de América Latina en la configuración de las dinámicas energéticas y climáticas globales. Analizaremos el caso de Brasil como un ejemplo destacado de liderazgo regional en el ámbito de las energías renovables, enfocando en sus desafíos y avances hacia un modelo energético más sostenible.

Brasil : líder latinoamericano de las energías sostenibles

Brasil se impone como la primera potencia económica de América Latina, teniendo una fuerza motriz en la carrera de las energías renovables, con 27 GW de energía solar y eólica ya en marcha, y otros 217 GW adicionales previstos para 2030.

El reciente auge del sector eólico brasileño, desde 2012, se explica por varios factores estructurales importantes, como los avances tecnológicos de la industria, las subastas competitivas periódicas en el mercado regulado y políticas de financiación ventajosas. Esos factores permitieron a Brasil convertirse en el líder regional de la producción y del desarrollo de la energía eólica. Este mismo año, los productores privados fueron autorizados a vender su producción eléctrica solar a la red nacional brasileña. Así, aunque Brasil se independizó de las importaciones de petróleo en 2007, tras el descubrimiento de fuentes offshore de hidrocarburos, estos previos elementos combinados a las impulsiones políticas, como los acuerdos internacionales de las COP, fueron la oportunidad para Brasil de desarrollar su potencial en las energías renovables.

De manera general, Brasil se destaca por su combinación energética prometedora, con más del 80% de sus necesidades de electricidad cubiertas por energías renovables. Así, Brasil supera la media mundial de un 15%. Además, Brasil es el sexto país en el ámbito de la producción de energía eólica en el mundo. Su producción eólica representa el 14% de la producción energética total nacional. Cabe señalar que el 80% de los parques eólicos están en el Norte-Este de Brasil (Estado del Rio grande do Norte). Es una región con vientos constantes lo que permite factores de cargas que van de una media del 40% a valores optimales de 60 % (más alto que la media mundial del 34%).

América latina : un paraíso futuro para las energías renovables

© Agência ABEEólica   –  Mapa sobre la distribución de los parques eólicos en el territorio brasileño en 2017

La transición energética de Brasil : ¿por qué medios y con qué costes ? En busca de un equilibrio entre bienestar medioambiental y bienestar humano.

Brasil, como motor en el ámbito de las energías renovables, se enfrenta a desafíos relacionados con la construcción de nuevas infraestructuras de producción. Específicamente, existen conflictos con una parte de los habitantes de las áreas donde se construyen estas nuevas instalaciones. Esos conflictos existen en parte porque ya no existen regulaciones sobre la proximidad entre los aerogeneradores y las viviendas. Las consecuencias incluyen problemas de ruido que afectan la vida de los residentes y riesgos para aquellos que viven cerca de las instalaciones, como por ejemplo contaminación por derrames de aceite que afectan el agua y las cosechas.

Además de los impactos en la población, la transición energética brasileña ha generado tensiones con otros actores. En efecto, las ONGs desempeñan un papel crucial en la defensa de las políticas ambientales sostenibles y en la promoción de la sensibilización pública sobre la importancia de las energías limpias. Asimismo, grupos étnicos y sociales expresan preocupaciones específicas. Por ejemplo, en el caso de la construcción de la represa monumental de Belo Monte, los grupos indígenas expresan preocupación de que esa construcción pueda afectar negativamente su estilo de vida ancestral, mientras que los ecologistas advierten sobre los riesgos de deforestación y daños irreversibles al ecosistema debido a la obra. Estos conflictos a veces generan violencia entre los actores con intereses propios, como se vio en Casa Nova en los años 2010.

América latina : un paraíso futuro para las energías renovables

© Cristian Lourenço   –  Parque eólico en el estado brasileño de Ceará

Al final, el ámbito político tiene un impacto esencial en el desarrollo en cuanto a las políticas energéticas en Brasil. En efecto, Lula presidente en los años 2010, tenía como prioridad el desarrollo sostenible y así permitió la expansión de los proyectos de energías como lo hemos visto. No obstante, la dinámica cambió cuando Jair Bosonaro llegó al poder en 2019. Considerado como enemigo del medio ambiente defendió políticas medioambientales contrarias a las de los gobiernos antiguos. Ansioso por seguir un modelo de desarrollo que estimule los grandes proyectos agrícolas y mineros, justo después de su elección, Bolsonaro despojó al Ministerio de Medio Ambiente de sus importantes funciones.

Durante su mandato, el desarrollo de las energías renovables ha sido algo reservado. Bolsonaro ha sido criticado a menudo por sus políticas medioambientales, en particular en lo que respecta a la deforestación de la Amazonia (la deforestación aumentó de un 75% en 2019 en comparación con el año anterior) y el fomento de la minería en zonas ecológicamente sensibles. Sin embargo, bajo el mismo mandato, algunos proyectos energéticos renovables han seguido avanzando, pero había indicios de disminución de la inversión en energías renovables, en mayor parte debido a las políticas gubernamentales menos favorables a estos sectores. Por ejemplo, el Gobierno de Bolsonaro expresó su preocupación por las subvenciones a las energías renovables y en ocasiones favoreció el desarrollo de los combustibles fósiles.

 

América latina : un paraíso futuro para las energías renovables

© Brenda Sangi Arruda   –  Instalación de paneles solares en Brasil

BOURTEAU Mahé, RIBOT Clément, PERSONA Anthony

BOURTEAU Mahé, RIBOT Clément, PERSONA Anthony

Estudiantes de tercer año en Sciences Po Grenoble