¿No sería necesario reanudar las tradiciones  ancestrales, por el amor a las flores y a los jardines, allí donde vemos  excelentes trabajos de jardineros aficionados y profesionales?

Origen de la dalia

Originario de las altas mesetas de México (2000 m),y regiones montañosas, la dalia está considerada como el símbolo de la floricultura mexicana. Cultivada por los Aztecas, fue estimada en la época del emperador Moctezuma y muy particularmente, por su sobrino, el rey poeta Nezahualcóyotl.

Cuando el conquistador español Hernán Cortes llegó a México en 1519, Moctezuma II le tomó por el dios-rey azteca Quetzalcoatl, le obsequió presentes y reconoció la soberanía feudal de Carlos Quinto. Más tarde, por temor de que los Aztecas atacaran a las tropas españolas muy inferiores en número, Cortés tomó a Moctezuma de rehén. No parece, no obstante, que en este período de conquista española en México, hacia  la » Nueva España » (1519-1524) haya  aparecido la planta azteca.

Sin embargo, esta planta crecía espontáneamente y servía de alimento a los animales y a los hombres. Eran tan apreciadas que los días de fiesta se engalanaban con sus flores. Hay que esperar la época de Francisco Hernandez, físico del rey Felipe II de España que exploró la naturaleza mexicana del 1570 a 1577, y vuelve a España con 16 volúmenes sobre la flora local. 73 años después de su muerte, una parte solamente de su obra fue publicada en 1651 y aparece la primera ilustración de «Dahlia Pinnata» bajo el nombre de «Coloxochitl», cultivado por los Aztecas y que servían de planta ornamental y medicinal.

Les dahlias aztèques ; entre ornement et aliment

 

Viaje al otro lado del mundo

Sin embargo desde el siglo XV la existencia de la planta fue reconocida y en diferentes obras escritas se encuentra relacionada. La planta aparece luego con certeza en la isla Bourbon, (isla de La Reunión) en 1712 así como en Annonay en Ardèche en la familia de Montgolfier hacia 1715. Dos hermanos de Montgolfier se interesaron por la dalia sin éxito hacia 1712. Algunas Dalias fueron enviadas por un habitante de la isla de La Reunión a uno de los hermanos de Montgolfier con éxito hacia 1715.

Los períodos de hambre en la época eran frecuentes, por eso la insistencia de introducir la dalia para reservar con fines alimentarios y motivar a ciertos investigadores y botánicos.

Hacia 1788, el profesor Vicente Cervantes,  director del Jardín Botánico de México, le envía semillas de la planta fabulosa, al abad Antonio-José Cavanilles en España, quien siguió, en el Jardín del Rey en París, los cursos de botánica bajo la tutela de André Thouin y Antoine-Laurent de Jussieu y pasa en 1801 a ser director del Jardín Botánico de Madrid. Algunas cepas fueron enviadas a Gómez Ortega y plantadas en el Jardín Botánico de Madrid; la florescencia de estas apareció en 1790.

El abad Cavanilles le dedicó la planta al célebre botánico sueco Andréas Dahl 1751-1789,  alumno de Linné, profesor adjunto a la universidad botánica de Abo en Finlandia y autor de «Observationes Botanica». Podemos decir que el género «dahlia» ha sido instituido por el abad Cavanilles que describe las particularidades con método. Las dalias están al origen  de una gran parte de nuestras plantas actuales y también fueron citadas en 1804 por André Thouin del Museo de Historia Natural: «Dahlia Pinnata», «Dahlia Purpurea», «Dahlia Rose».

En 1802, raíces de dalia fueron enviadas por el abad Cavanilles al Señor Thibaud, médico francés, el agregado de la Embajada de Lucien Bonaparte en Madrid. El Señor Thibaud le envió, al Museo nacional, a André Thouin, las cepas famosas, por lo cual aseguró el cultivo   » en grandes macetas con una tierra sustancial » dice y esto en el mes «Lluvioso del Año X » bajo bastidores a temperatura de 12 a 15 grados.

Les dahlias aztèques ; entre ornement et aliment

Trabajos en invernaderos también fueron ensayados, mientras que el señor De Candolle, en Montpellier, practicaba el cultivo al aire libre. Ninguno duda que los trabajos de André Thouin fueron muy importantes porque, ya en 1804, tenía por la dalia un interés muy especial. Las perspectivas eran posiblemente lejanas pero ya veía una utilización de cepas, para necesidades diversas, tanto por ”su volumen como por las sustancias harinosa».

En cuanto a la utilización floral, cita el empleo en los bordes de los jardines abiertos y los jardines paisajísticos asociados con otras plantas y vegetales leñosos que motivan a los cultivadores para dar belleza a las plantas.

Hacia la misma época (1802-1803), el barón Alexander Von Humboldt y Aimé Bonpland exploraron la naturaleza mexicana. Los trabajos de ambos naturalistas-exploradores fueron muy importantes. Recorriendo las altas mesetas, entre 1700 y 2000 m de altitud, descubrieron una planta que ya era la dalia; había allí, efectivamente, en el estado natural un campo lleno de flores.

Desconociendo el nombre de «dalia», dieron a la planta el de georgina » que deseaba dedicársela a John Gottlieb Georgi, profesor botánico en San Petersburgo. Las cepas fueron enviadas a Francia, a Inglaterra y a Alemania al gran botánico Wildenow. Este botánico no quería reconocer la planta como «dalia» y propuso «georgina»; este término, todavía se encontraba en 1934 en catálogos diversos alemanes tanto los trabajos de M Willdenow fueron apreciados en Alemania. Sin embargo, la denominación «dalia», siendo más antigua, fue adoptada, en Versalles, en el siglo XIX.

Otras expediciones fueron emprendidas bajo el reinado de Carlos III de España (1759-1788: expediciones científicas en las colonias españolas (Filipinas, América del Sur, «Nueva España»). Naturalistas y botánicos tuvieron a cargo explorar la flora de estos países, y es seguro que la planta azteca estuvo en el estudio.

Les dahlias aztèques ; entre ornement et aliment

Desarrollo de la planta

A partir de 1804, crece el interés por la dalia. Las variedades producidas aumentan sin cesar, los colores y las formas también. En 1806, el jardín botánico de Berlín poseía 55 variedades de flores simples y dobles. En 1828, los hermanos Jacquin,  tratantes de granos de París, publicaban un catálogo que enumeraba 454 variedades de dalias dobles (» Ensayo sobre la cultura, la nomenclatura y la clasificación de las dalias” – París 1828). En 1936, el registro anual de la dalia, publicado en Inglaterra, menciona 700 variedades. En 1864, el holandés Van Der Berg recibió, de México, una colección de plantas en la cual se encuentra un bulbo de dalia jamás visto con pétalos a las extremidades puntiagudas y encorvadas. La planta era alta y vigorosa y la flor sobrepasaba bastante la altura del follaje. Esta dalia recibió el nombre de «Dahlia Juárez», en honor del Presidente de la República mexicana Benito Juárez 1806-1872. También le damos el nombre de «cactus» a causa de su semejanza con la flor de esta planta (cereus spéciosis sinum héliocérus spécosus).

Esta planta dio origen a dos nuevas categorías de dalías conocidas bajo el nombre de «cactus» y » híbrido de cactus»; la especie llega a Inglaterra y el »  Gardener Chronicle » fue el primero que publicó las ilustraciones en 1879. En 1870 se vive el nacimiento de la  » Dalia National Society en Inglaterra y la creación de la dalia » pompon «.

En Malmaison también, la dalia aparece. Las transformaciones del Parque, de 1800 al 1815 permiten a Joséphine de Beauharnais introducir plantas y vegetales. La llegada de Aimé Bonpland, a Malmaison, quien es buena consejera así como la participación de Pierre-José Redoute que se destaca en la reproducción de las flores del jardín, ayudan a fomentar la dalia.

En 1821, en Saint-Ouen sobre el Sena, el rey Luis XVIII hace construir para la condesa de Cayla un castillo: » El Pabellón » con un parque magnífico de 36 hectáreas con esencias raras que adornan el jardín, la dalia está presente. Así en el curso de los años y desde los tiempos remotos, la avanzada de la dalia no se detuvo. Creciendo espontáneamente en el tiempo de los Aztecas, sobre las altas mesetas de México, demuestra el interés llevado por MOCTEZUMA I y MOCTEZUMA II a pesar de las dificultades de las colonizaciones en «Nueva España». Millares de mujeres y de hombres aficionados y cogidos por la pasión de la dalia laboraron por su promoción.

Les dahlias aztèques ; entre ornement et aliment
Armand Boubay

Armand Boubay

Comandante del Mérito Agrícola, Presidente Honorario de la AMOMA de Seine-Saint-Denis