Durante la exposición fotográfica en París ImageNation, del 19 al 21 de mayo, no pasó desapercibida la fotografía “Penas de Azúcar” de  Lucero Ardila. Sin duda, la fotógrafa mexicana tiene un estilo particular. Entre exaltación de la feminidad y representación de la muerte, cautiva a cualquier espectador. La joven de 23 años es estudiante de comunicación con una gran pasión por el arte. En sus obras representa  una muerte “a la mexicana”, una muerte que celebra la vida de la persona y el hecho que no se muere realmente, en cuánto la gente lo recuerde.

Entre la exaltación de la feminidad y representación de la muerte: Entrevista con la fotógrafa Lucero ARDILA

Cuéntanos más sobre tu obra “Penas de Azúcar”, ¿qué querías transmitir con este trabajo fotográfico? 

La obra que expuse es una reinterpretación de la calavera garbancera, hecha por José Guadalupe Posada. Yo hice mi propia reinterpretación de la Catrina* y de todo el imaginario mexicano. Entre el maquillaje,  la fotografía y la edición nos demoramos más de 24 horas en realizar esta obra. Lo logré gracias a la ayuda de la maquillista Judith Bidones. En sí, este proyecto es una serie de fotos de catrinas, pero Penas de Azúcar es la única que salió a la luz, las otras ya vendrán. 

En México vemos la muerte de una manera muy “linda”. Creo que Penas de Azúcar” nació de mi obsesión con el día de los Muertos. Más que obsesión me interesa mucho la relación de los mexicanos con la muerte, se celebra la vida de la persona. Una parte de la obra representa el hecho que una persona nunca muere porque aún tenemos su recuerdo. Esto lo represento a través de mi catrina, que está pintada hasta los hombros, pero tiene las manos “humanas”. Durante mi exposición en París fue justamente muy interesante ver las diferentes interpretaciones de la muerte según los diferentes países y ver el interés de la gente en la cultura mexicana.

Eres estudiante de comunicación actualmente, ¿cómo comenzaste a hacer ese proyecto y a encontrar tu estilo?

Fue uno de mis primeros proyectos, lo hice en una pandemia con cero presupuestos. Junté las telas, me puse de acuerdo con mi amiga para el maquillaje y compré flores baratas para los accesorios. Le tengo mucho cariño a ese proyecto, hizo tanto y lo hice con 20 pesos de presupuesto (risas).  Es el primer proyecto que me atreví a sacar al contexto internacional.

Antes pensaba  que no tenía estilo, pero después me di cuenta que  aunque cambien los colores y la temática, al final siempre tenía un estilo particular. Está entre lo onírico, el concepto de feminidad suave, paisajes de ensueño, y el de una belleza idealizada. Me apropié del concepto estereotipado de feminidad. Cuando empecé con la fotografía me inspiré mucho en el barroco y el renacimiento. Pero cuando comencé a adentrarme más en el arte latinoamericano, me interesé en las mujeres artistas con inspiraciones oníricas y surrealistas cómo Frida Kahlo, Maria Izquierdo, Petro Naviera. Al descubrir sus pinturas me interesó cómo pintaban la crítica social, sus dolores internos. Eran un libro abierto con sus obras. Sobre todo que sea en un contexto latinoamericano, porque me puedo identificar con él.

Hablas del arte latinoamericano en redes sociales, poniéndolo en valor. ¿Cómo te animaste a hacer eso y cuál ha sido el impacto? 

El arte acá, en Europa, es completamente opuesto a lo que puedes encontrar en América Latina. Me comencé a interesar más en el arte latinoamericano en 2019. Estoy muy interesada en que la gente lo conozca.  Algo que me gusta del arte latinoamericano es la rebeldía, una rebeldía hacía  el arte hegemónico que nos imponen. Hay niñas y adolescentes que me escriben para decirme que gracias a mí, se animaron a comenzar con la fotografía o a pintar. Muchas madres me escriben igualmente agradeciéndome por mis videos. Eso cuenta muchísimo para mí. No voy a decir que revolucioné el arte, pero ciertamente hay un impacto, porque no hay muchas personas que se dediquen a hablar de arte latinoamericano en internet dirigido a un público joven. Creo que es algo que nos falta, hace falta más representación de esta narrativa, hablar de mujeres artistas latinoamericanas.

Entre la exaltación de la feminidad y representación de la muerte: Entrevista con la fotógrafa Lucero ARDILA

Háblanos de tu próximo proyecto

Mi próximo proyecto, que va a salir entre septiembre y octubre, es “Sueño en mexicano”. Es un proyecto que hice sola y que estoy muy emocionada de presentar. Va a ser una obra muy diferente de lo que he hecho, va a tocar una realidad muy dura, de cómo el ser humano se ha adaptado a la violencia. Va ser una obra muy conceptual, un autorretrato en exterior.  Yo vengo del norte, la muerte está presente en nuestro día a día, todos los días hay balaceras, muertes de inocentes. Por eso saqué este proyecto, porque ya saqué lo “bonito” con Penas de Azúcar, ahora toca sacar la realidad, la parte más cruda.

Entre la exaltación de la feminidad y representación de la muerte: Entrevista con la fotógrafa Lucero ARDILA

 *La Catrina es una figura muy conocida en la cultura mexicana y a nivel internacional. La figura de la calavera vestida con ropa sumamente elegante es una representación del artista Jose Guadalupe Posada. Lo que quiere representar con la Catrina es que todos, ya seamos ricos o pobres, terminaremos igual, como calaveras.

Nayra Palacios Miquel

Nayra Palacios Miquel

Estudiante peruana en licencia de Sciences politiques ey en l’Académie de l’ESJ Francia