Cine Nuevo Flores, Uruguay. Julio César Blanco Brunazo

El cine uruguayo cuenta con un público muy fiel que, aunque influenciado por el cine estadounidense, apoya su cine nacional y favorece el cine europeo de vanguardia y de autor. Los productores exportan sus películas a Europa para obtener beneficios, ya que el mercado local es insuficiente. El mercado español es el más boyante debido al idioma, a través de los festivales de San Sebastián y Barcelona, así como Venecia, Berlín y los festivales dedicados a América Latina en Francia.

EL CINE LATINO. 1a parte: Corta historia del cine uruguayo

Cine Helvético, Nueva Helvecia

 

Un comienzo complicado

 

El primer contacto se produjo el 18 de julio de 1889 en el Salon Rouge (Salón Rojo), un cabaret muy popular. Félix Olivier, un empresario local de origen catalán, compró una cámara y un proyector a los hermanos Lumière. Ese mismo año realiza un cortometraje, “Carrera ciclista”, rodado en el Velódromo de Arroyo Seco. Aprovechando este éxito, abrió el primer estudio cinematográfico del país e inició toda una serie de documentales, coproducidos con el francés Henri Corbicier y un cineasta argentino. Poco después, surgieron nuevos talentos uruguayos: “Pervanche” (Rosa bígaro), en 1920, de León Ibáñez Saavedra, primera película de una serie producida para causas filantrópicas Emilio Peruzzi, fotógrafo cinematográfico pionero. En 1925, el marido de María Magdalena “Micha” Villegas Márquez, una de las protagonistas, compró todas las copias de la película y las destruyó por celos. De hecho, el cortometraje “Almas de la costa” (43 min.) de Juan Antonio Borges (Charruas Films, 1923) suele considerarse (erróneamente) “la primera película uruguaya” …

EL CINE LATINO. 1a parte: Corta historia del cine uruguayo

Almas de la Costa, película restaurada por la Cinemateca

En 1927, el francés De Neuville realizó “Una niña parisiense en Montevideo”, y en 1932 Carlos Alonso dirigió “El Pequeño héroe del Arroyo del Oro”, la última y más popular película de la era muda. Luego llegó la Gran Depresión de 1929, y el cine uruguayo se durmió durante varios años. En 1936, los Estudios Ciclolux compraron nuevos equipos técnicos para producir su siguiente película: “Dos Destinos”, del director Juan Etchebehere. La censura, las importaciones y la inestabilidad mundial habían hecho mella en la producción local, que se limitaba a documentales y musicales.

Apasionados y decididos, un grupo de inversores creó los Estudios Orión. Entre 1946 y 1948 produjeron cuatro largometrajes bien recibidos, incluida la versión de “Los tres mosqueteros” del director argentino Julio Saraceni. El resurgimiento de la actividad llevó a Kurt Land a Uruguay, donde dirigió “El ladrón de sueños”; Adolfo Fabregat dirigió “El detective toma el mal camino” (1949) y Enrico Gras “Artigas”, etc.

 

EL CINE LATINO. 1a parte: Corta historia del cine uruguayo

El Pequeño Héroe del Arroyo de Oro (1932) de Carlos Alonso

En 1959, Hugo Ulive y otros cineastas realizaron varios documentales culturales y, después de 1960, películas para promover el turismo: “Carlos”, de Mario Handler, rodada en la ciudad de Montevideo, representa una forma de cinéma-verité (Cine de realidad) local en la tradición de los documentales. Mario Handler se acercó después al movimiento de protesta estudiantil, realizando “Me gustan los estudiantes” (1968) y “Líber Arce: Liberación” (1969), antes de exiliarse definitivamente en Venezuela. Tras esta improvisada ausencia, Jorge Fornio y Raúl Quintín realizaron en 1973 “La peculiar familia de Maribel” (primera película coloreada), desgraciadamente sin éxito. Además, la DINARP contrató a la argentina Eva Landeck y al veterano del spaghetti western George Hilton para dirigir “Tierra de humo”, que llevó a la quiebra a los productores.

 

EL CINE LATINO. 1a parte: Corta historia del cine uruguayo

Cine uruguayo, años 20

En 1984, el general Gregorio Álvarez, dictador de Uruguay, tuvo que resolver la crisis socioeconómica. Aunque la llegada de la democracia bajo Julio Sanguinetti ya había favorecido a la pequeña industria cinematográfica local, la renovada libertad fomenta el desarrollo de la industria del vídeo. CEMLA & Imagines aprovechó este nuevo espacio para ofrecer obras políticamente controvertidas como “Los muertos”, de Guillermo Casanova, y “Los últimos fideos”, de Carlos Ameglio y Diego Arsuaga.

Los cineastas tradicionales hicieron lo propio, con “César”, de Ferrari, y su documental “Elecciones generales”, centrado en el destino del veterano izquierdista Wilson Ferreira Aldunate, proscrito desde las elecciones de 1984.

La economía uruguaya se recuperó lentamente, y no fue hasta 1994 cuando una mujer de carácter, la directora Beatriz Flores Silva, realizó “La historia casi real de Pepita la pistolera”, abreviada en “pepita la pistolera”.

EL CINE LATINO. 1a parte: Corta historia del cine uruguayo

Beatriz Flores Silva (arriba, a la izquierda) en 2013

 

La ciudad de Montevideo y el gobierno crearon dos organismos para proporcionar financiación: el FONA y el ICAU, que se convirtió en ACAU en 2022. Estos fondos permitieron a Alejandro Bazzano realizar “Underground”, un piloto de televisión de 1997, “Una forma de bailar”, de Álvaro Buela, y “Otario”, de Diego Arsuaga, entre otros.

A partir de 1998, los directores variaron sus temas: “El Chevrolet y el misterio de Esteban Schroeder”, de Leonardo Ricagni, y “El viñedo”. A “La memoria de Blas Quadra” (2000), de Luis Nieto Zas, siguió “La estrella del sur” (2002), el regreso del exilio de un antiguo extremista; “25 Watts” (2002), de Juan Pablo Rebella, era un retrato realista de la juventud, mientras que “Whisky” (2003) fue premiada en el certamen Un Certain Regard de Cannes. “El ruido” (2005), de Marcelo Bertalmío, tuvo una gran acogida y ganó el Premio del Público en el Festival Internacional de Cine de Valladolid. Valeria Puig escribió, produjo y dirigió “Confesiones de un taxista” (2011), nominada en el Festival de Cine de Nashville.

EL CINE LATINO. 1a parte: Corta historia del cine uruguayo

Juan Pablo Rebella, pre-estreno de la película Whisky 

 

Mujeres directoras

 

Por último, hay que destacar el papel de las directoras uruguayas, que han abordado un amplio abanico de películas, comenzando en los años 90 con “Pepita la pistolera” (1993), “En la puta vida” (2001), “Masángeles, Polvo nuestro que estás en los cielos” (2008), de Beatriz Flores Silva; Gabriela Guillermo “El Regalo” (1999); Daniela Speranza “Mala racha” (2001); Silvana Tomeo “La despedida” (2010); Ana Guevara Pose & Leticia Jorge Romero “Tanta Agua” (2014); Marcela Rincón “El libro de Lila” (2017); Soledad Castro Lazaroff “Una de nosotras” (2019); Florencia Nuñez “Porque las quiero a todas” (2020); Susana LASTRETO PRIETO “Euridice… là-bas” (2020); Alicia Cano Menoni “Bosco” (2020); Eliana Gonnet “Como el agua, Clara” (2020); Gabriela Guillermo & Irina Raffo serie “Historia de… primavera, verano, otoño, invierno” (2020, 2021, 2022); Valentina Baracco Peña “Este aliento” (2022), etc …

 

EL CINE LATINO. 1a parte: Corta historia del cine uruguayo

Nuevo cine uruguayo, Polvo Nuestro

 

Creado en enero de 2019, la MAU (Mujeres Audiovisuales Uruguay), es una agrupación de mujeres profesionales y estudiantes del ámbito audiovisual que lucha por la igualdad de oportunidades laborales. Ha publicado un manifiesto que puede consultarse gratuitamente en línea. Por último, Sciences Po-Paris realizó un estudio basado en 82 entrevistas.

Estos son los Festivales que se celebran regularmente en Uruguay entre febrero y noviembre:
Cine del Mar (Punta del Este); MONTEVIDEO FANTASTIC FILM FESTIVAL; MONFIC; MONTECINE; CINEFEM; PIRIAPOLIS DE PELICULA; DETOUR, FESTIVAL DE CINE NUEVO; ATLANTIDOC; TENEMOS QUE VER.

 

 

Fuentes:
https://fr.wikipedia.org/wiki/Cinema_uruguayen – https://www.sciencespo.fr/opalc/content/uruguay-0
https://cinema.institutdesameriques.fr/2022/03/09/le-cinema-uruguayen-dans-les-annees-sombres/

 

Por Claudia Oudet

Por Claudia Oudet