Traducido por Enrique Siono

Director del Instituto Cultural de México: René Ceceña

Señoras y señores, queridos amigos, bienvenidos al Instituto Cultural de México, para un encuentro literario programado como parte de La Semaine de l’Amérique Latine et des Caraïbes. Nos complace dar la bienvenida a Sylvia Schneider para una presentación de su novela Ils nourrissaient le soleil, publicada por Les Presses Littéraires, collection Crimes et Châtiments. Sylvia Schneider está acompañada por sus amigos del mundo cultural francófono, a los que descubrirán en unos instantes.

Nacida en 1963, Sylvia Schneider creció entre México y Francia. Bisnieta del escritor mexicano Alfonso Reyes, su carrera académica ya estaba bajo el signo de la literatura. Después de un doctorado en letras sobre la Symbolique de l’Initiation dans les œuvres d’Alejo Carpentier et de Michel Tournier, y varios años como oficial de comunicación en la Alianza francesa, divide su tiempo lo mejor que puede entre su trabajo como bibliotecaria y su vocación como escritora. Laureada del Prix littéraire Jules Ferry por La Ballade des aujourd’hui, publicado por Publibook, es una apasionada de la psicología de los asesinos en serie, lo que la llevó a escribir su primera novela policíaca, de la que se habla hoy.

Junto a Sylvia Schneider, estamos encantados de dar la bienvenida a Ivan Kabacoff que presenta, cada semana, el programa Destination francophonie, que destaca nuevas iniciativas a favor de la lengua francesa en todo el mundo (TV5 Monde). Trabajó durante diez años en los servicios culturales de las embajadas de Francia para promover la enseñanza del francés, particularmente en Uzbekistán, Georgia y Rusia. Luego regresó al Ministère des Affaires étrangères en París, donde montó campañas de comunicación a favor de la lengua francesa para las redes culturales francesas en el extranjero, antes de incorporarse al departamento de comunicación de TV5 Monde para desarrollar alianzas en torno a la Francofonía y fortalecer la promoción del servicio de enseñanza y aprendizaje del francés específico de la cadena. 

También damos la bienvenida a Fabrice Placet, quien trabaja dentro de la Fundación de las Alianzas Francesas como gerente geográfico para América Latina, el Caribe, África del Norte y Medio Oriente. También es el fundador de la empresa eco-responsable CanoSphère, laureada del trofeo MAB-UNESCO por la biodiversidad en 2019 y que ofrece paseos en canoa por la Dordoña con un impacto positivo en el medio ambiente. Además, verán que México fue un país decisivo en su formación.

Finalmente, para completar esta hermosa canasta, recibiremos a Marcelo Gómez, promotor cultural de El Café Latino. Una revista cultural dedicada íntegramente a América Latina, socio privilegiado de la Semaine de l’Amérique Latine et des Caraïbes, con contenido íntegramente bilingüe en español y francés.

Queridos amigos, gracias por haber aceptado nuestra invitación y gracias a todos por estar aquí. El piso es de ustedes.

Ivan Kabacoff: Hola a todas y a todos, es un placer hablar de México en el Instituto Cultural de México 

Será sobre México durante una hora, con usted Sylvia. Hoy nos conocemos desde hace unos diez años y me complace acompañarte en la presentación de tu libro al gran público. Lo que propones es una inmersión en el México de ayer y de hoy. Nos sumergimos en la civilización azteca. Nos encontramos con el comandante Marcos y, si no conocen el metro de la Ciudad de México, al final del libro lo conocerán y de una manera sumamente asombrosa (si aún no han leído el libro).

Finalmente, Sylvia, la protagonista de tu libro, es México.

Sylvia: “Sí.”

Fabrice:

¿Y por qué México?

Sylvia: Antes de comenzar, quisiera en primer lugar dar las gracias al Excmo. Sr. Juan Manuel Gómez-Robledo, Embajador de México en París, por su presencia y su esposa. También quiero agradecer al director del Centro Cultural de México, Sr. René Ceceña, y a Marion Dellys, encargada de la prensa. Buenos días a todos y gracias por venir.

Entonces, ¿por qué México es una figura central? Viví allí cuando era niña. Soy mitad mexicana. Viví durante doce años en la Ciudad de México, en una biblioteca, en la Capilla Alfonsina, la casa-biblioteca de mi bisabuelo, el escritor Alfonso Reyes, donde estaba fascinada por todas las obras que habían alrededor de mí. México es un país de corazón, un país de revelación, un país donde descubrí el sentido de la vida y donde crecí. Escribí este libro porque quería mostrar a los franceses todo el amor que tenía por este país.

Fabrice: Siempre es una historia de amor cuando se escribe un libro. También te has documentado mucho. Si quieren saber todo sobre la civilización azteca y sus ritos, les recomiendo esta novela. De eso hablaremos más adelante.

¿Cuánto tiempo te llevó escribir este libro?

Sylvia: (Me llevó casi seis años. Al editor le dije cuatro para no parecer tardar demasiado. Y, además, ya me ha encargado la secuela.) Puse 6 años, pero no continuamente, porque estaba trabajando y tenía poco tiempo. Pero la crisis sanitaria, en cierto modo, me ha obligado a terminarla.

Fabrice: Hay muchas referencias autobiográficas en el libro. ¿Y el personaje de André el periodista, que regresa al país?

Y Teresa cuya foto vemos, ¿eres tú?

Sylvia: Puede ser…

Fabrice:

¿Por qué quisiste poner todos estos guiños autobiográficos en tu libro?

Sylvia: Puse toda mi personalidad, toda mi experiencia. Para imitar un poco en una escala más pequeña Flaubert, que dijo «Señora Bovary, soy yo«. Me transformé, me deformé, me convertí en un hombre. Me escondí detrás de los personajes. Aparezco a través de varios personajes, pero las personas que me conocen bien lograron detectarme de todos modos.

Fabrice:

¿Cómo vives esta doble cultura que te habita? Escribir, es cierto, ¿no es una forma de rendirle homenaje?

Sylvia: La escritura es un poco mágica. Es realmente algo que tengo que poner en el papel. Es algo vital e indispensable. Es como si estuviera respirando. La fluidez de la tinta que se desliza sobre el papel es mi oxígeno.

Fabrice:

¿Cómo actúas en tu proceso de escritura?

Sylvia: La ventaja de la doble cultura es que me da una visión doble. Así que sigo yendo y viniendo, entre los mundos y entre la escritura. También está el hecho de haber trabajado durante años en la Alianza francesa, conociendo las culturas del mundo: eso impregnó mi escritura. Y en este sentido, me gustaría que se le diera la palabra a Fabrice, como Delegado Geográfico de la Fundación de las Alianzas Francesas.

Fabrice: Gracias, Sylvia. Y, antes que nada, tienes la salvación de toda la red de Alianzas Francesas. Porque has sido una personalidad tutelar en la Fundación durante mucho tiempo. Hay 800 alianzas en todo el mundo. Así que cada día tiene su cuota de problemas. Yo mismo lo sé porque lo experimenté mientras estabas al otro lado del teléfono. Siempre has tenido esa calma, esa serenidad que encontramos hoy. En realidad, nunca dejamos las Alianzas Francesas, pero hoy has tomado otros caminos. Gracias, Sylvia, en nombre de sus Señorías y a título personal.

Voy a intentar innovar la presentación de las Alianzas Francesas:

1862, los prusianos atacan Austria. Va a haber una conexión, no se preocupen. El imperio austrohúngaro colapsó e incluso comenzó a desmoronarse. Unos años más tarde, Bismarck atacó Francia. El imperio de Napoleón III se derrumbó. Y allí, pánico en Francia, pánico institucional, colapso político. Los intelectuales franceses se dicen a sí mismos que lo que le sucedió a Austria no debe sucederle a Francia. Se reúnen y dicen: «¿Qué podemos hacer para romper el cerco prusiano?» (cerco metafórico). Entre estos intelectuales, todavía tienen a Julio Verne, Louis Pasteur, Paul Cambon, Ferdinand des Lesseps, etc. Se dicen a sí mismos «vamos a inventar un concepto» y ese concepto es la Alianza Francesa. Este concepto es un concepto que rompe completamente con la tradición histórica francesa, que es una tradición jacobina vertical. Deciden sobre algo que hoy es correcto en la modernidad de nuestro tiempo. La Alianza Francesa será una casa en la que aprenderás francés y desde donde descubrirás la cultura francesa. Salvo que, y el tema ha evolucionado evidentemente, la Alianza Francesa será cualquier cosa menos francesa. Es decir, para tener una Alianza Francesa, deben ser los locales los que nos inviten. Y por qué les digo esto, porque una de las primeras Alianzas Francesas fue la Alianza Francesa de México, creada en 1884. ¿Qué pasa? Se pueden imaginar a los mexicanos, a los que se les da una idea y de repente se dicen a sí mismos: «Vamos a poner tiempo, dinero, relación y vamos a construir una Alianza Francesa«. Y eso existe en México, Australia, Rusia y África. Lo tienen en todo el mundo, es decir, que los intelectuales, los profesores, las personas con cierta apertura mental dicen «vamos a crear un lugar», y muy rápidamente la idea va completamente más allá de Francia. Es decir, este lugar se convierte en un lugar que ya no es exclusivo, y tanto mejor, porque es el objetivo de la cultura francesa. Se convierte en un lugar de diálogo y cultura. Y para marcar esa independencia que está inscrita en las cabezas y en la visión de Julio Vernes, etc., el consejo de administración es soberano, pero sobre todo el modelo económico también. El modelo económico es independiente, es decir, los cursos de francés (y pueden imaginar que no es un producto fácil de vender) financian la casa. Y así hoy, ustedes se encuentran con una red de más de 800 Alianzas en todo el mundo, la última que se acaba de crear, fue hace dos meses, en Venezuela en medio de una crisis sanitaria. Intelectuales, empresarios – ¿Por qué empresarios? A veces les hacía la pregunta: «¿Por qué la Alianza?» Y me dijeron: «Porque necesitamos que nuestros empleados, trabajadores, técnicos, ingenieros, experimenten lo que es nuestra cultura. Si solo tengo una cultura, solo resolveré los problemas de una manera». Y entonces la idea funciona porque es la sociedad civil la que se está organizando a sí misma. Actualmente, la sociedad civil local en Túnez acaba de crear seis alianzas. ¿Para qué? Porque saben un poco de la historia tunecina. Y la sociedad civil está buscando cierta resonancia en las Alianzas Francesas. 

Y los invito cuando vayan de viaje a que llamen a la puerta de las Alianzas. En general, solo conocemos gente amable. Y más aún en México, que es un gran país de Alianzas. En México, tienen más de 30 Alianzas, incluida una de las más antiguas del mundo, la Alianza Francesa de México, que tienen, que más bien es, un papel como exploradores culturales tanto para los intelectuales locales, como para los artistas franceses. Didier Lockwood lanzó su carrera en las Alianzas francesas, por nombrar sólo algunos. Salgado, el gran fotógrafo brasileño, es otra cosa, pero eso forma parte de la magia de las Alianzas, conoció a su esposa como parte de una inauguración de libros en la Alianza Francesa. Si México también está sufriendo la crisis, conoce la resiliencia. Hoy tenemos 20.000 estudiantes franceses en las Alianzas Francesas de México. Y todo ello a través de dispositivos digitales. Esto es lo que quería decirles sobre las Alianzas Francesas. Es un proyecto hermoso, que no es francófono y ese es su secreto. En Rusia, se crearon más y más Alianzas francesas.

Me gustaría aprovechar esta oportunidad para decirles una cosa más: creo que hay amigos mexicanos en la sala, tenemos al Señor Embajador. México tiene para los franceses, una dimensión iniciática, que invita a viajar. A los 21 años, hice mi mochila, les dije a mis padres que volvería al final del verano, volví un año y medio después. ¿Qué marcador ha sido México? Encontré cosas en México que perdí aquí. Tal vez también sea un vínculo con la identidad. Descubrí en México lo que un hombre también podía ser. Descubrí en México lo que podía ser una relación con una mujer. También aprendí que se podía bailar en parejas. Así que fue una revolución extraordinaria porque nací en un pequeño pueblo en Périgord. Un año y medio después, cuando volví a mi pueblo, era una estrella, había aprendido a hablar con mi cuerpo. Y también aprendí dos cosas en México: «a quien hace llorar«. Siempre lo recordaré. Me dolía el corazón porque obviamente cuando fui a México, fui víctima de las mujeres mexicanas. Otra cosa que ha sido extraordinaria para mí es la música de los mariachis. Es decir, cómo puedes decir en la música que amas, cómo puedes decir que estás sufriendo y cómo puedes decirles a tus amigos simplemente «feliz cumpleaños«. Y eso es algo que llevo dentro de mí y llego al libro. Porque cuando leo este libro, hay dos preguntas para mí. La primera es: esta no es una historia de amor mexicana, es sólo en relación con mi prisma. Pero por qué te hago esta pregunta, porque, de hecho, es el mundo intermedio. Y muy a menudo en este intermedio, te haces esta pregunta sobre tu identidad: tanto francesa como mexicana y, al mismo tiempo, evocas el hecho de ser hija de un diplomático: eso obliga también a estar entre dos países. Y al mismo tiempo me preguntaba si este intermedio no lo es, y permítanme usar estas palabras porque no soy un especialista, ¡México mismo! Es que, en algún lugar, estas alusiones en relación con la identidad, no es la historia del país, la identidad mexicana no es una identidad lineal. Es decir, en Francia, existe una novela nacional, que hace que uno tenga la impresión de ser naturalmente los «hijos de». En México están los aztecas y luego está la colonización, el mestizaje. Y tenemos la impresión de que es una identidad que se compone de rupturas…

Entonces, en algún lugar, cada vez en tu novela, hay enfoques muy mexicanos para mí.

¿No es este problema de identidad en última instancia la historia de México?

Con identidades divididas y no una linealidad en la construcción de la identidad? Porque tengo la impresión de que los aztecas, en algún lugar, no es una historia aún bien digerida.

Sylvia: Gracias Fabrice por esta hermosa y larga presentación. Soy muy consciente de que, como dijo el General de Gaulle durante el discurso pronunciado en Argel en 1943: «no se puede resistir a la Alianza Francesa«, por lo que quería que viniera Fabrice. En cuanto a la cuestión de la identidad, soy más una persona de la imagen y la palabra escrita así que les presentaré un tráiler de la película, del libro. Revelador, el lapsus. Y entenderán un poco lo que hay en el libro, a través de esta película dirigida por Olivier Denis, que se puede encontrar en la reseña de prensa presente en el sitio web de mi editor, les Presses Littéraires:

https://www.lespresseslitteraires.com/schneider-sylvia/ 

Tráiler:

» Mexicano en la memoria, entro a Tenochtitlán, como en lo más profundo de un sueño. Palpando los muros para concretizar la realidad, para saber que no estoy soñando lo vivido. » Ils nourrissaient le soleil, Sylvia Schneider, les Presses littéraires, col. Crimes et châtiments (p.18).

» Siempre estuve impresionado por la calidez con la que se comunican en este país. Aquí el idioma cumple con su función primaria al transmitirse a través del habla. La tonalidad impone su sentido sobre la frase y la palabra se convierte en la verdadera música del alma. Desde entonces estuve seguro de algo, México le regaló su murmullo poético a mi corazón. » Ils nourrissaient le soleil, Sylvia Schneider, les Presses littéraires, col. Crimes et châtiments (p.22).

» Durante toda mi vida, viví entre Paris y México y reflexionaba muy seguido acerca los sentimientos que eran engendrados a causa de mi doble cultura. Soñar » aquí » de » allá » me traía seriamente a pensar en el concepto mismo de mi identidad. Al final de cuentas, termino por concluir que la patria se encuentra al interior de uno mismo. » Ils nourrissaient le soleil, Sylvia Schneider, les Presses littéraires, col. Crimes et châtiments (p.217).

» Extendido en una recamara verde de muros brillantes y resplandecientes, aquella noche, por la primera vez después de seis años, no tomaré tranquilizantes. Este país me conforta y yo cierro los ojos, olvidadizo del mundo y sus recuerdos inmediatos. La noche cae sobre una ciudad entumecida, iluminada por la luna. Aquí, el tiempo se detiene, toma otra dimensión, perpetúa en su eternidad. » Ils nourrissaient le soleil, Sylvia Schneider, les Presses littéraires, col. Crimes et châtiments (p.31).

» A través de sus descripciones de los jardines flotantes, se podía casi contemplar la bruma y la espuma blanca de la saponaria acariciar la laguna. » Ils nourrissaient le soleil, Sylvia Schneider, les Presses littéraires, col. Crimes et châtiments (p.119).

Ivan: Viste este tráiler de Olivier Denis, porque tu libro es un polar. Es importante decirlo. Y uno de los personajes de la novela es un asesino en serie. Lo sabemos de inmediato, es… (revela a la habitación quién es el asesino). 

Sylvia:  ¡Shhh, no hay que decirlo!

Ivan: Lo interesante, para mí, es que es un polar, que no tiene investigación. No es la encuesta lo que es interesante, ¿estás de acuerdo con eso? 

Sylvia: Sí.

Ivan: Lo interesante no es la investigación, en comparación con un polar clásico. Es precisamente que entras en la cabeza del asesino en serie. Se ha hecho de manera bastante sorprendente, debo decirlo, me molestó un poco. Llegamos a este personaje, entramos en su intimidad, en su cerebro. Este no es un polo en el que uno se pregunte quién es el asesino. El asesino es un personaje importante en el libro y que trae de vuelta a su manera toda la violencia de los ritos aztecas. No pude leer todo, admito que es bastante violento y también me dieron ganas de ir un poco más allá, fue muy fascinante.

¿De dónde viene esta fascinación por esta civilización y los asesinos en serie?

Sylvia: Cuando era pequeña, crecí en medio de libros en la Capilla de Alfonso Reyes, donde había muchos grabados y reproducciones de sacrificios aztecas y eso impregnó mi imaginación. Estaba realmente fascinada. Le dije a mi abuelo: ¿son crueles? Él dijo: «No, no, quieren alimentar el sol, por eso matan: no quieren que el mundo se detenga«. Cada 52 años, temían que el mundo se detuviera: había que hacer sacrificios. Así que me dije a mí misma que tenía que cuestionar el significado de estos sacrificios y miré mucho de dónde venían, cuáles eran todos los ritos. Descubrirán a través de la novela, un montón de sacrificios y sus significados. Miré mucho en las historias de Jacques Soustelle cuáles eran la vida cotidiana y los hábitos y costumbres de los aztecas. Me alimenté de las descripciones de Cortès, los escritos del sacerdote misionero Bartolomé de las Casas (defensor de los derechos de los amerindios), relatos históricos de la conquista como los de Bernardino de Sahagún; de hecho, indagué profundamente como investigadora, como lo había hecho para mi doctorado en literatura comparada. También me fascinaron, además, algunas películas cinematográficas. Paradójicamente, no soy lectora del género detectivesco, pero la atmósfera cinematográfica de algunas películas de cine negro como Hannibal, le Silence des agneaux, Peur sur la ville, Psychose, y Pulsion, me acompañó durante la escritura de la novela. 

Así que también me interesé mucho en los comportamientos psicológicos de los asesinos en serie. De hecho, estoy entre dos mundos, entre dos culturas, entre los aztecas de antes y los asesinos en serie de hoy.

Ivan: Seguimos con los asesinos en serie. La muerte es omnipresente en tu libro. Tuve la oportunidad de ir a México durante el Día de los Muertos.

La muerte en México, ¿qué significa para ti? 

Sylvia: La muerte en México es alegre, uno va a hacer un picnic en las tumbas. La muerte no es el fin del mundo. Estamos pasando por la Tierra. La muerte es alegre allá, la celebramos con pequeños esqueletos de azúcar que compramos a los niños. Realmente impregnó mi imaginación cuando era pequeña. Primero viví un poco en Francia, luego llegué a México, a la edad de 8 años. Verdaderamente, me fascinó mucho la alegría de vivir que surge de este pueblo, que no se encuentra en absoluto en Francia, hay que decirlo.

Ivan: Es cierto que es una experiencia increíble vivir un primer noviembre en México. Pero todavía tenemos la impresión en tu libro de que la muerte todavía está un poco allí. Dices que es alegre, pero al mismo tiempo todavía tienes que soportar la presencia de la muerte que está allí, a lo largo de tu libro.

Sylvia: Es omnipresente, es cierto, pero de repente la muerte da menos miedo. Nos familiarizamos un poco con ella, nos codeamos con ella

Ivan: Hay un paréntesis en tu libro, que es el del comandante Marcos. Un paréntesis porque es verdad que sucede así y hay un desarrollo muy largo.

¿Por qué era importante para ti evocar a este personaje?

Sylvia: Es un personaje bastante fascinante que me cuestionó cuando era pequeña. Estaba pensando para mí misma, pero ¿quién es este hombre que sólo es visible a través de su invisibilidad? Y lo reconocimos por su máscara, a menudo dijimos más tarde que era un filósofo y que estaba bastante fascinada por sus técnicas. En medio de la selva, podía tener los medios de comunicación más modernos. Con burla llamó a su burro Internet, y me pregunté: «¿Realmente existe? ¿No era eso un mito? ¿No hubo varios? «. Había algo extraño que me fascinaba. Y por eso el periodista fue a investigar su tema. Es un pretexto. Va a haber algunas revelaciones impactantes sobre las elecciones mexicanas y por eso fue algo que me tildó.

Ivan: Es bastante interesante, es verdad que es algo que haces vivir muy bien. Así que cuando vayan a leer el libro si no lo han leído, hay muchos juegos de caligrafía, donde se ven escritos en negrita o más grandes.

¿Por qué era importante para ti marcar estos juegos caligráficos dentro de tu novela?

Sylvia: De hecho, son más como juegos de tipografía. Hice una edición de DESS y estaba impregnada del impacto del carácter de las letras en el ojo de los lectores. Cómo la letra se las arregla para arreglar la unidad. Hay un montón de investigaciones que se hacen, por ejemplo, los libros de la Pléyda están en garamond con pequeños puntos o distancias entre ejes para llamar la atención del lector y para ser más fáciles de leer. También están los ejemplos de las ediciones de Massin que ilustran las piezas de Ionesco y allí, el tipógrafo puso en la página y jugó sutilmente con las letras grandes y las letras pequeñas. Para mí la tipografía es algo muy importante e interesante. Engancha al lector, lo atrae, lo captura. Mi libro es un poco visual. Cuando lo estaba escribiendo, me imaginaba escenas cinematográficas. No en vano le pedí a un amigo, Olivier Denis, que hiciera la película. Está en la escuela de cine y esta es su primera película. Porque quería mostrar la atmósfera visual que surgió de este texto.

Ivan:

¿Puedes decirlo, tu otro secreto, es la esperanza de que tu libro se convierta en una película?

Sylvia: Sí.

Ivan: Una buena serie para Netflix este invierno. (Risas)

Está entre el thriller, el cine de terror y también el amor. Ese es un camino interesante en tu libro. Es muy barroco. Tenemos todos los temas, todos los géneros que se mezclan.

¿Por qué quisiste mezclar todos estos géneros así?

Sylvia: Porque estos géneros son una especie de fragmentos de mi identidad, creo. Esto da un texto llevado por la pasión, el amor y las convicciones humanistas, un libro denso, preocupado, poético, cautivante.

Ivan:

Ahora nos vas a contar todo, ¿cómo escribes?

¿Es importante para ti encontrar un lugar para escribir? ¿Cómo te inspiras en tu historia, en la vida?

Sylvia: Primero, ingiero. Se queda en mí durante mucho tiempo, luego me despierto muy temprano para escribir, y lleno de garabatos cuadernillos.

Ivan: Eso es vital. Antes de dar la palabra a Marcelo, me gustaría que nos contaras un poco sobre el taller de escritura con los alumnos de las Alianzas Francesas en México. También eres una fanática de la transmisión, si lo entiendo correctamente.

Sylvia: Así es. Voy a presentarles un pequeño PowerPoint. Tuve la oportunidad de dirigir un taller de escritura con estudiantes mexicanos que vinieron de varias ciudades como Coalcalco, Del Valle, Ciudad de México, Monterrey, Puebla, Toluca, Saltillo gracias a la coordinación general de la Federación de las Alianzas Francesas de México y gracias a su coordinador general, Cyril Anis. Tuve diez estudiantes por Zoom durante cinco sesiones. Estudié con ellos partiendo de mi novela, por ejemplo, pero también proponiéndoles que inventaran la suya propia. El análisis de la imagen, la importancia de la tipografía, la importancia de la elección del título de un libro. Porque hay que decir que este libro, lo descubrirán, ha sido objeto de muchas preguntas para la elección del título. Tenía unos quince títulos y me llevó mucho tiempo tomar una decisión. Luego estudiamos los inicios de la novela, los finales de la novela, la importancia del resumen del plato IV. Luego las técnicas de escritura. Cada vez, perfeccioné más y más la importancia de la descripción. Por ejemplo, me describieron el mercado de Anáhuac, como había reproducciones de este, frescos de Diego Rivera en Palacio Nacional. Eso inspiró y despertó su imaginación. Luego trabajaron en los personajes, dialogaron y reflexionaron sobre su trama. Luego jugamos el juego del seudónimo. Tuvieron que inventar el nombre de un editor, una editorial, una colección. Les hice divertirse en el cuestionario de Marcel Proust. Sigue siendo la búsqueda de la identidad la que se esconde en algún lugar con esta escritura. Y el juego de l’Abécédaire amoureux, de la letra A hasta la letra Z. Tenían que encontrar frases relacionadas con la historia de amor. Luego, al final, tuvieron tres minutos para convencerme. Así que les voy a mostrar ejemplos de sus portadas. Entre ellos, hay dos que quieren seguir escribiendo, y eso me deleita.

Observen esta portada titulada: «Une aventure inoubliable«. Aquí, un estudiante mexicano que no es en absoluto diseñador gráfico nos propuso un tema, una aventura, Francia. Es una típica portada de la «Alianza Francesa», con su Torre Eiffel y su boca de metro.

Otra portada. Aquí está una joven que se preguntó sobre una epidemia en 1347, la peste, pero que también hacía eco del Covid. Una novela un poco fantástica.

Allí fue una investigación de ciencias sociales en torno a cuestiones de dificultades de vivienda en México. Fue una revisión de la literatura. Allí había algo más misterioso.

Fue un trabajo muy lindo hacer con las Alianzas de México. También trabajé con las Alianzas de Italia, la Alianza de Catania que fue la primera en proponer una entrevista en torno a mi libro y luego la Nuit de la lecture con la Alianza de Cuneo, participando en el maratón literario organizado por las Alianzas Francesas de Italia con variadas lecturas y autores que ilustraron el tema de esta edición 2021: «Relire le Monde«, y para lo cual, también propuse un taller de escritura en torno a la poesía durante le Printemps des poètes. Y espero que esto continúe con otras Alianzas Francesas. También tuve la oportunidad de participar en la segunda edición del Festival Internacional de mujeres de letras, a petición de la Universidad Autónoma de México (UNAM) para intercambiar en francés alrededor de Ils nourrissaient le soleil.

Ivan: También es una forma fabulosa de estar en contacto con el idioma francés para poder escribirlo. Así que le dejo la palabra a Marcelo Gómez como se prometió.

Marcelo puedes primero presentarnos tu revista y luego decirnos unas palabras sobre el libro de Sylvia.

Marcelo Gomez: Muchas gracias.

Agradezco calurosamente a Sylvia Schneider por permitirnos estar aquí, El Café Latino. Y gracias a Marion Dellys por esta maravillosa reunión y estoy encantado de intercambiar con ustedes Ivan Kabacoff y Fabrice Placet.

El Café Latino, para quien no lo sepa, prácticamente cerramos la Semana de América Latina con este evento. Un acto organizado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Philippe Bastelica, creo que no está en el público, pero lo acogemos con satisfacción. Durante esta semana, El Café Latino siempre ha sido socio del Ministerio desde 2013. Así que hemos organizado animaciones aquí este año. Los acontecimientos tuvieron lugar en Francia, y cada vez más internacionalmente también, en América Latina. Y más de cuatrocientos eventos este año. Este año, El Café Latino organizó cuatro eventos importantes en torno a la historia de los cómics. También en torno a la literatura contemporánea con encuentros, intercambios, intervenciones, entre ellas Santiago Gamboa, autor colombiano, y también Ariana Harwicz, argentina, pero también Mario Cevallos, inventor de la primera historieta hecha con vino tinto. También hubo un evento sobre las diferencias lingüísticas en español con una oradora de Sciences Po Grenoble. Y luego un concierto que organizamos junto a la Tour Montparnasse con un grupo latinoamericano. Esto ya ha terminado por desgracia, pero se puede encontrar el próximo año yendo al sitio: elcafelatino.org.

Más allá de los eventos, El Café Latino es una revista de papel como la que tienen aquí. Es una revista totalmente gratuita. Se distribuye aquí, en el Instituto Cultural de México, en consulados, embajadas, y también en algunos restaurantes mexicanos y latinoamericanos. Algunas personas también lo reciben por correo, en su buzón de correo.

Es un contenido que es realmente sociocultural, con artículos atemporales, sobre historia, sobre gastronomía, sobre sitios turísticos, sobre diferentes temáticas. En la actividad cultural también. El objetivo de El Café Latino es realmente unir a América Latina y Francia a través de este medio, este contenido. Hoy con el sitio web elcafelatino.org, pueden encontrar este contenido completamente gratis, incluso en México, para los estudiantes que nos escucharán después. Pueden ver todo este contenido gratis en francés y español. Entrevistas, próximos eventos, boletines informativos también están presentes. Todo esto ha existido durante casi diez años, con la colaboración de voluntarios, estudiantes y también periodistas y escritores de todo el mundo. Por último, remarco la importancia y la bienvenida única que Francia está dando a México, en particular a los estudiantes. Hay una comunidad mexicana que está muy unida, presente aquí, principalmente los empresarios que también están representados en la Cámara mexicana de comercio. Es un honor poder estar aquí y representar eso con El Café Latino, la revista, con la asociación. Es una asociación, sobre todo, que esperamos poder seguir uniendo la cultura latinoamericana a través de todo el contenido que producimos con la revista. Y hablando de los talleres, también hicimos un taller de escritura con una escritora reconocida, junto con otras actividades. Si tienen una pregunta en el ínterin no duden en ponerse en contacto conmigo a través del sitio.

Quiero aclarar, no tenía que estar hoy aquí, era Román Gómez, el fundador de la asociación quien debía venir, y quien leyó el libro. Todavía no lo he leído, lo siento, pero les agradezco que me hayan dado la bienvenida para la presentación de este libro.

Sylvia: Soy yo quien agradece a El Café Latino, que me dio una entrevista en su periódico y que también me permite ser filmada. También agradezco a Thierry Singer de Polignac, Sr. Prince, por filmarnos en este canal.

Ivan: La oportunidad de ser filmado por un príncipe no es de todos los días. Fabrice, me gustaría aprovechar que estás con nosotros, para intercambiar un poco con Sylvia. Conoces muy bien México, su novela debió hablarte.

Fabrice: Vuelvo a la identidad y a esta idea de intermedio, que presentas, que explicas, que planteas en este libro, pero ¿no es que la identidad del intermedio es en última instancia la historia de México que es un país que, en mi opinión, no tiene linealidad, por artificial que sea en la novela de la nación francesa?

¿No es México en sí mismo un país intermedio?

Sylvia: Sí, es un país intermedio. Ya por su historia, estaban los aztecas, los españoles, y todas estas sangres mezcladas, todas estas naciones mezcladas. México es una tierra de mestizaje, de mezcla. La identidad es plural. Yo no diría que no hay ninguna, yo diría que hay varias. Somos ricos en estas diferencias. «¿No surgen los intercambios del entrelazamiento de las culturas?« Como le gustaba decir a mi famoso bisabuelo, Alfonso Reyes, a todo aquel que quisiera escucharlo.

Fabrice: Personalmente no me lo esperaba cuando leí la novela. No esperaba volver a ver a Guy Georges.

¿Qué vínculo podrías hacer entre el asesino en serie de Paris Match y los aztecas?

Sylvia: Ese es todo el misterio de este escrito. Este libro es un poco peculiar. Ha habido personas desaparecidas en el metro. Escribí el libro, recibí una crítica que me decía «no está nada bien, el presidente Marcos no está en la selva yucateca», y sucesivamente seguimos escribiéndonos, y luego esta persona me dijo: «finalmente, tienes razón, hay mucha gente desaparecida en el metro de la Ciudad de México», y me envió varios artículos. Y entonces me di cuenta de que en mi libro la realidad iba más allá de la ficción o que la ficción superaba a la realidad. Hay algo muy cruel en México. Guy Georges es para mí la representación de esta violencia azteca que permanecería aquí hoy. Es difícil de explicar, pero todo está ligado y todo encuentra su lugar entre estos dos mundos.

Fabrice: Gracias. Aquí iré muy lejos. Voy a retomar tu libro, y voy a leer cinco líneas. Y estas cinco líneas terminarán con una conclusión y por lo tanto una pregunta: «Es entonces cuando en el cielo vi pasar una estrella fugaz, como el digno presagio de la realización de mis sueños más salvajes. Todavía creía en las sombras del cometa, porque un día, hace mucho tiempo, cuando había hecho un deseo en el paso de una estrella, la profecía se había hecho realidad unas semanas más tarde. Todavía me cuesta creerlo, pero era cierto. Mi deseo se realizó bello y bien.» No se tiene jamás el derecho de hablar de sus deseos cuando no se han hecho realidad.

Si entendí bien este libro, todavía hay un juego de ida y vuelta entre tú y la heroína. Entonces, ¿cuál fue este deseo que se hizo realidad?

Sylvia: Una historia de amor.

Ivan: ¡Y ya no sabremos más! 

Si tienen alguna pregunta, depende de ustedes interrogar a Sylvia con gran placer como acabamos de hacerlo.

Pregunta en la audiencia: Empecé el libro, y casi dudé en escuchar la conferencia para seguir leyéndolo. Lo que me interesó, de inmediato, fue la alusión a los cinco días nefastos del calendario azteca. ¿Tienen estos días una influencia hoy en día? Aunque sepamos que en México la religión dominante no es la de los aztecas…

Sylvia: Para mí, estos cinco días nefastos son realmente algo que sostuvo al héroe, el personaje principal. Para él, todo es una señal. Todo tiene sentido. Y creo que los mexicanos son muy sensibles a los efectos de los signos, las predicciones, los cometas. Además, los españoles lo jugaron. Por eso exterminaron a los aztecas y jugaron con los eclipses de sol, profecías que ya estaban inscritas, hace mucho tiempo. Por ejemplo con la historia del hombre que viene de Oriente. Era Cortès quien había llegado un día con personajes fantásticos. Los antiguos mexicanos nunca habían visto caballos, les tenían mucho miedo. A esto se sumaron las epidemias, la viruela, todas las enfermedades traídas por los españoles. Estaban muy atentos a las señales y se quedó en mi novela como una especie de guiño para advertir al lector.

En la audiencia: Empecé el libro hace un tiempo y no lo terminé, es bastante tupido para mí, pero estoy contenta de haber escuchado todo lo que se dijo hoy. Así que voy a leerlo de nuevo. Lo que me llamó la atención, en lo que usted está hablando, es el lado barroco. Para mí casi no es un libro. Es una especie de caja donde hay imágenes, hay cosas escritas, hay una palabra, hay un soplo, hay algo muy interesante.

Sylvia: Gracias. Creo que este lado barroco viene de mis estudios. Estudié el simbolismo de la iniciación, en las obras de Michel Tournier y Alejo Carpentier. Alejo Carpentier fue el maestro del realismo mágico latinoamericano y eso impregnó mi escritura. Lo que también me gusta son las fantásticas historias de Jules Barbey d’Aurevilly. Todo eso mezcla y hace realismo mágico, que espero que se refleje en este texto.

En la audiencia: ¿Puedo añadir una cosa? Es que es muy bonito leer un libro cuando el autor es muy erudito, aprendes muchas cosas y realmente es algo genial.

Otra pregunta en la audiencia: Hola,

Me gustaría saber si ha regresado a México durante estos seis años para empaparse del lugar.

Sylvia: Volví antes de terminar mi libro para pasearme en el Museo de Antropología porque este museo es el punto clave del libro, donde están pasando cosas un poco maravillosas, fantásticas, no voy a revelar más (¡pues algunos ya lo han desvelado todo!). Pero necesito ver visualmente, sentir la atmósfera. Me golpearon, por ejemplo, en la Plaza de la Catedral de México, en medio del tráfico, hay autos por todas partes, bocinas, y ahí llega un médico, te toma el pulso en medio del tráfico y esta visión fue impactante. Creo que México es una tierra bastante surrealista.

En la audiencia:

Y en comparación con la cultura dual, a veces necesito encontrar mis raíces. ¿También usted tiene esta necesidad de volver?

Sylvia: Sí, necesito volver al menos cada cuatro años.

Ivan: Me culpo por decir demasiado, pero como dije, esto no es una investigación policial, estamos volviendo principalmente al México de ayer y tú dedicas gran parte de este tiempo a esta época de México. Es una historia emocionante, pero difícil de leer. Todavía te las arreglas para hacernos trabajar la imaginación. Nos haces viajar en este México de ayer y de hoy.

¿Por qué, en pocas palabras, hay que leer tu libro?

Sylvia: Para descubrir otra visión del mundo.

Ivan: Los invito a pasar el verano con el libro de Sylvia Schneider. Gracias.

Entrevista de El Café Latino

Entrevista de El Café Latino