Escrito por DELECOUR Margaux y REYMOND Elise

Honduras es un país de América central, ubicado entre el Salvador, Nicaragua y Guatemala. Según la BBC, en 2016, fue el país de América latina con más desigualdades: un 64,3% de la población sigue viviendo bajo el umbral de pobreza. También es uno de los países más inseguros del mundo: La UNDOC contabiliza 84,30 homicidios por cada 100.000 habitantes en 2013. La situación política es bastante inestable debido a varios golpes de estado, hay tensiones políticas en un contexto de democracia fallida. En este contexto, en 2014 llegó al poder elegido por la población Juan Orlando Hernández, el actual presidente que forma parte del partido nacional (partido conservador). Hoy todavía sigue siendo presidente a pesar de acusaciones de fraude en las últimas elecciones de 2018. Desde hace tiempo, Honduras tiene una política muy conservadora, en todos los ámbitos. Esta política conservadora se relaciona con la fuerza de la influencia de la iglesia, que tiene un papel central en la política del país.

El endurecimiento de las condiciones del aborto en Honduras

Un cambio constitucional irreversible que tiene consecuencias sociales y sanitarias importantes.

En enero de 2021, 86 de 128 diputados hondureños votaron a favor de una reforma constitucional. Entre otros cambios, la cámara de los diputados modificó las condiciones de despenalización del aborto, que se volvieron aún más duras. Antes de este cambio de constitución, el artículo 67 ya establecía “la prohibición e ilegalidad de cualquier tipo de interrupción de la vida, por parte de la madre, de un médico o de un tercero, al que está por nacer, a quien se debe respetar la vida desde su concepción”. El jueves 21 de enero, agregaron una cláusula que establece que para que vuelva a ser debatida esta reforma, se necesitará el voto de tres cuartos de los diputados. También, aclaró que serán nulas e inválidas las disposiciones legales creadas con posterioridad a la vigencia del artículo reformado, y que el artículo 67 no perderá su vigencia en caso de que la ley sea derogada o modificada por otro precepto constitucional. Así, mientras la tendencia general en América Latina es la de flexibilizar las condiciones de acceso al aborto, con la reciente despenalización del aborto en Argentina, Honduras se ha convertido en uno de los países más restrictivos del mundo en cuanto al aborto y a la salud reproductiva : el aborto está penado con encarcelamiento, sea en la circunstancia que sea (violación, incesto, niñas muy jóvenes, en caso de peligro por la salud de la persona embarazada), están prohibidas también la píldora anticonceptiva y de emergencia, incluso en caso de abuso sexual. Además, cualquier persona que ayude a una mujer a abortar puede ser acusada penalmente y encarcelada ya que el Código Penal hondureño establece que « el aborto es la muerte de un ser humano en cualquier momento del embarazo o durante el parto ».

Le durcissement des conditions d’avortement au Honduras

Esta legislación tiene varias consecuencias en la vida de las hondureñas. La salud de las mujeres embarazadas se ha convertido en un tema central en las noticias : cuanto más duras sean las prohibiciones de abortar, más mujeres abortan de manera clandestina, sin médico, en condiciones insalubres. La mortalidad de las mujeres embarazadas debido a un aborto clandestino es muy alta: el Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre discriminación contra las mujeres y niñas visitó Honduras en 2019 y concluyó que el número de abortos en condiciones de riesgo podría estar entre los 51.000 y los 82.000 por año[1]. Además, el embarazo no deseado puede tener serias consecuencias sobre la salud mental de la madre, después de una violación, por ejemplo.

Además, esta legislación tiene consecuencias más amplias, sobre la economía del país y sobre el ámbito social. Lo que provoca un escándalo actualmente en Honduras, es el hecho de que niñas chiquitas, desde los 10 años se encuentren embarazadas[2]. Estar embarazada, a esa edad tiene muchas consecuencias sobre la vida de estas niñas : dejan la escuela para encontrar cómo darle comida al bebé y son casadas sin su consentimiento con personas mayores. Honduras es un país donde el embarazo adolescente es descaradamente alto: uno de cada cuatro partos es el de una menor de 19 años. El embarazo adolescente genera más delincuencia, más pobreza, etc. Por consiguiente, el embarazo infantil tiene un impacto negativo en el crecimiento económico.[3]

Podemos ver que este tema en Honduras tiene más que ver con una problemática nacional de salud pública y de derechos de las niñas, que con un tema “meramente” feminista tal como en Europa. Según lo que está en juego a nivel nacional, la perspectiva sobre el tema del aborto es diferente. Vemos que este tema se puede abordar de dos maneras: desde el punto de vista de los derechos humanos (la ONU reiteró que la reforma constitucional «contraviene las obligaciones internacionales en materia de derechos humanos») o desde el punto de vista del bienestar de la población (salud nacional, consecuencias sobre la economía y la seguridad nacional…). Todavía queda mucho por hacer en materia de legislación sobre el aborto y protección de las mujeres y niñas en Honduras.

[1] ‘El Congreso de Honduras Aprueba Un Proyecto de Ley Que Prohíbe El Aborto | Sociedad | EL PAÍS’ 

 [2] Ramírez, Lourdes, and, ‘OPS/OMS Honduras – Honduras evalúa su Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes (ENAPREAH) para fortalecer la respuesta para la prevención del embarazo adolescente con un enfoque de equidad | OPS/OMS’, Pan American Health Organization / World Health Organization, 2019 

[3]  Escoto Mejía, E. F. (2016). Características socioeconómicas y demográficas del embarazo adolescente en Honduras, periodo 2005–2006 –2011-2012.

DELECOUR Margaux y REYMOND Elise, estudiantes de tercer año en Sciences Po Grenoble

DELECOUR Margaux y REYMOND Elise, estudiantes de tercer año en Sciences Po Grenoble

Bajo la dirección de BERRAKAMA Sonia, profesora de español en Sciences PO Grenoble, y de BOHL Virginie, responsable de gestión de catástrofes naturales en las Naciones Unidas