Escrito por Laurent Tranier

Viaje Terrible, publicado en 1941, es la última novela del argentino Roberto ARLT (1900 – 1942). Ese texto, cuadro de costumbres en un contexto extremo, nos hace viajar por todos los registros del humor a través de las aventuras de un muchacho que, huyendo de la Justicia y de la ira de sus padres, se embarca en el crucero Blue Star en compañía de su primo. Mientras que este último multiplica las predicciones catastróficas, comparten con el resto de los extraños pasajeros curiosas aventuras que podrían terminar muy mal

Nacido en Buenos Aires en una familia de inmigrantes de Europa Central, Roberto ARLT creció dentro de un barrio modesto de Flores y multiplicó los trabajos alimentarios antes de dedicarse al periodismo y a la escritura de obras teatrales, novelas y noveletas.

El Juego Rabioso (1926) inaugura la novela moderna “urbana” argentina, inspirada del hablar popular y de la realidad que el autor conoce bien. Podemos citar entre sus otras novelas Los Siete Locos (1929), Los lanzallamas (1931) o El Amor Brujo (1932), todos igualmente disponibles en francés. Hoy en día, Robert ARLT está considerado como uno de los nombres más importantes de la literatura de América Latina, y Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa, Julio Cortázar o Jorge Luis Borges han reconocido todos su endeudamiento hacia él.

Viaje Terrible es parte de la colección “Roman latino” (novela latina) del Editorial francesa “Toute Latitude” junto con El encierro de Ojeda de Martín MURPHY (Argentina – Premio Juan Rulfo) y otro apreciado libro inédito, recientemente traducido al francés : Hacia el reino de los Sciris de César VALLEJO (Perú). La Editorial “Toute Latitude” anunció para octubre 2021 la publicación de una recopilación de artículos feministas inéditos – traducidos al francés – de la argentina Alfonsina STORNI : La mujer enemiga de la mujer.

Un extracto de Viaje Terrible : “Un cierto astrólogome dijo un día que mi signo zodiacal anunciaba, entre otros accidentes, peligrosasamenazas a temer durante viajes por el mar. Sonreí con suavidad, puesto que no creía en la influencia de los astros. De modo que al principio de mi viaje hacia Panamá, no pensaba ni un instante que me esperaban tan increíbles aventuras como las que me permiten escribir esta crónica.

Laurent Tranier

Laurent Tranier